BUSCAR

Los catorce detalles decisivos en una entrevista de trabajo

Dejando a un lado los consejos básicos, hay una serie de gestos en las entrevistas de trabajo que marcan la diferencia.

Salir airoso de una entrevista de trabajo no es tarea fácil para ningún candidato, por lo que hay que tomarse muy en serio el proceso de selección. Ser puntual, vestir adecuadamente o responder a cada pregunta del seleccionador de forma inteligente son las instrucciones esenciales para poder superar una de las fases más temidas de la búsqueda de empleo, pero no son las únicas.

Business Insider han elaborado una lista con esos pequeños detalles que en las entrevistas de trabajo marcan la diferencia con el resto de candidatos. Algunos de estos puntos no dependen directamente del aspirante al puesto de trabajo, sino de circunstancias externas.

  1. El momento de la entrevista: al parecer, a las 10:30 horas de un martes es el mejor momento para tener una entrevista. Es el momento en que entrevistado y entrevistador se muestran más productivos. El seleccionador ha tenido tiempo de revisar su correo electrónico y tomar una taza de café, pero es probable que no le haya surgido ningún imprevisto que le impida prestarle toda su atención al candidato.

  2. El clima: un estudio de la Universidad de Toronto revela que existen diferencias entre las entrevistas de trabajo que se desarrollan en un día soleado y un día lluvioso. Los candidatos que acudieron a una entrevista con un clima adverso recibieron una puntuación un 10% menor que los que acudieron en un día bueno.

  3. Llegar demasiado pronto: es de lo más recomendable llegar a una entrevista de trabajo con 5 ó 10 minutos de antelación, pero llegar excesivamente temprano puede dañar la imagen del candidato. El entrevistador pensará que el candidato está demasiado ansioso y puede agobiar al seleccionador. Lo mejor si llegas con mucha antelación es darse un paseo por los alrededores de la empresa para ordenar las ideas.

  4. Si hay muchos candidatos: los seleccionadores son reacios a juzgar demasiados solicitantes en un día y exigirán más de lo normal.

  5. La postura: mientras esperas, dejar los brazos y los codos hacia fuera y mantener el mentón levantado dará la impresión de ser un candidato seguro y competente.

  6. Mientras esperas: beber, comer o estar hablando por el móvil dará una mala impresión. El candidato no sabe en qué momento exacto va a aparecer el entrevistador a buscarle, por lo que es recomendable mantener una mano libre para que pueda acudir rápidamente a saludarlo sin colocar torpemente todos sus artículos personales en la silla de al lado.

  7. El trato con la recepcionista: los empleadores quieren saber cómo interactúan los candidatos con los demás en su vida diaria, por lo que es habitual preguntar al recepcionista o al conductor (si le han proporcionado un chófer para acudir a la cita).

  8. Apretón de manos: el apretón de manos es un gesto clave para la primera impresión. Asegúrese de transmitir confianza en sí mismo con un firme (pero sin pasarse) apretón de manos y una sonrisa en su cara.

  9. Si le ofrecen tomar algo: no lo acepte, se lo preguntan por educación, pero no quieren perder el tiempo preparándolo.

  10. El color de la ropa: el azul y negro son los mejores colores para usar para una entrevista de trabajo. El naranja, el peor.

  11. Guardar el móvil y no mirar el reloj: el entrevistador se va a dar cuenta de que miras a escondidas el reloj o el móvil y de que no estás involucrado 100% en la conversación. Para evitar tentaciones, lo ideal es apagar el teléfono y guardarlo.

  12. Al sentarse: esperar a que el entrevistador le invite a tomar asiento y, una vez acomodado, sentarse erguido con hombros cuadrados y tratar de ocupar tanto espacio en la silla como sea posible, de lo contrario dará la impresión de que es una persona tímida. Evitar encorvar la espalda en su silla y recordar inclinarse hacia adelante, mostrando interés en el entrevistador.

  13. Las manos: en el transcurso de la entrevista la posición de las manos es fundamental. Mostrar las palmas indica sinceridad, sostener las palmas hacia abajo es una señal de dominancia, pulsar las yemas de los dedos de las manos para formar una torre de la iglesia es una muestra de confianza, no mostrar las manos es síntoma de que tiene algo que ocultar y cruzar los brazos sobre el pecho es una posición muy defensiva, lo que indica la decepción o el desacuerdo.


 

El sitio www.empleo-comercioexterior.com utiliza cookies propias para recopilar información que ayuda a optimizar su visita a sus páginas web. No se utilizarán las cookies para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Encontrará más información en nuestra Política de Cookies. Aceptar cookies Modificar su configuración